Entender la nomenclatura INCI en los cosméticos

… o ¿Cómo saber lo que nos ponemos en nuestra piel?

Son muy pocos los consumidores de cosmética que saben realmente qué componentes contienen los productos que utilizan para el cuidado de su piel. La forma de saberlo es mirando cierta etiqueta del envase, denominada INCI, pero normalmente leer la lista casi impronunciable de esos “nombres raros”, más que aclararnos nos crea incertidumbre acerca de su composición.

Todos los productos cosméticos, según la legislación de la Unión Europea, deben incluir obligatoriamente en su embalaje una lista con los ingredientes que forman parte de su composición conocida como INCIInternacional Nomenclature o Cosmetic Ingredients o Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos).

Se trata de una nomenclatura común en inglés, a excepción de aquellas sustancias naturales y las extraídas de plantas que se mencionan con el género y especie en latín, en la que los ingredientes empleados en los cosméticos se nombran de mayor a menor concentración, hasta llegar a aquellos que se encuentran en cantidades inferiores al 1%, que pueden nombrarse de forma aleatoria sin seguir un orden decreciente. Es decir, los que se encuentran en mayor cantidad en el cosmético aparecen al principio de la lista y a medida que nos acercamos a los últimos sus proporciones son menores.

Aunque su comprensión no es fácil y muchas veces causa confusión, examinar el INCI es la forma que tenemos de obtener toda la información de los cosméticos. En función del tipo, número y concentración de principios activos que dicen otorgarle podemos evaluar la eficacia del cosmético. Por otra parte, y con un poco de conocimiento, también es útil para aquellos consumidores que quieren evitar ciertas sustancias, como por ejemplo aquellas propensas a producir reacciones adversas indeseadas, alergias o incluso enfermedades cutáneas o las que no dejan respirar a la piel por su efecto oclusivo (siliconas, parafinas o aceites minerales, conservantes y parabenos…).

Ejemplo: El Aceite de Vitamina E de la línea SUNCODE de Farmogal Cosmetics es un buen ejemplo de cosmético con una formulación eficaz y segura, tanto dermatológicamente como para el medio ambiente. Si analizamos el INCI podemos observar que su mayor componente es Tocopheryl acetate, nomenclatura científica  que se corresponde con la vitamina E, lo cual es lo correcto, ya que contiene un 45% de este componente sobre el total del producto y por ese motivo es que aparece el primero de la lista, y además está libre de siliconas, parafinas y conservantes.

Ingredients INCI

Tocopheryl acetate, ethyl hexyl stearate, Oryza sativa bran oil, Olea europeae fruit oil, squalane, gamma oryzanol, ubiquinone, Citrus aurantium amara oil, Citrus limonum oil, ethyl vanilline, beta carotene, parfum, citral, linalol, limoene.

NOTA

Podéis consultar el listado de ingredientes por orden alfabético clicando en el botón inferior de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) para indagar en las etiquetas de vuestros productos y saber de qué están hechos.

Ahora que disponéis de esta información ya podéis juzgar vosotras mismas si estáis invirtiendo un precio justo al adquirir vuestros productos cosméticos. Analizar el INCI y valorar sus ingredientes para decidir si su uso va a ser beneficioso o perjudicial para la piel. Pensar que hay muchas firmas cosméticas con productos para conseguir unos mismos resultados, pero la diferencia reside en su composición.

Escrito por : Laura Tena
Escrito por : Laura TenaBioquímica e instructora Farmogal.